Pequeño y alerta: el nuevo convertidor DCTR de Doepke

Ahora es posible vigilar de forma fiable incluso las secciones de cable más pequeñas. Gracias al nuevo DCTR, que presenta un diámetro interior de 20 mm, el experto en protección diferencial Doepke amplía su oferta de convertidores inteligentes para la reproducción segura de corrientes diferenciales residuales. De este modo, a los electricistas les resultará aún más fácil garantizar una vigilancia permanente y sin errores de las instalaciones, incluso en los casos de secciones pequeñas.

Con el fin de obtener resultados de medición fiables, los cables que van a vigilarse deben agruparse de forma estrecha entre sí y, en la medida de lo posible, conducirse a través de la posición central del convertidor, puesto que, si la abertura es demasiado grande, aumenta el riesgo de que se produzcan interferencias. Gracias a su pequeño diámetro interior de tan solo 20 mm, el nuevo sensor de corriente diferencial residual DCTR también posibilita una vigilancia segura en estos casos. Además, el sistema de notificación puede configurarse de forma totalmente personalizada. Así, si se producen corrientes diferenciales residuales, estas se notifican a través de un relé incorporado, que dispara una alarma previa externa acústica y óptica. Esto resulta ideal en el caso de instalaciones eléctricas en las que una desconexión brusca podría provocar daños en las máquinas o en las piezas de trabajo. No obstante, en combinación con un interruptor magnetotérmico, el relé también puede utilizarse para desconectar la parte afectada de la instalación.

Al igual que ocurre con todos los convertidores DCTR de Doepke, el nuevo modelo también se caracteriza por su fácil instalación y su máxima fiabilidad. Además, se encuentra disponible como convertidor de corriente diferencial residual sensible a corrientes pulsantes y alternas de tipo A, o como convertidor sensible a todo tipo de corrientes tipo B. En cualquier caso, su rendimiento es único en el mercado. El DCTR es capaz de registrar frecuencias de 0 a 100 kHz de forma absolutamente fiable y, con ello, supera con creces los requisitos de la normativa sobre detección de corrientes diferenciales residuales.
La interfaz analógica de 4 a 20 mA permite también una vigilancia a distancia, así como una grabación de los datos (Datalogging, registro de los datos), que muestra las tendencias críticas y cualquier superación importante de los valores umbral.

La fijación se realiza en una placa de montaje mediante los puntos de atornillado incorporados en la carcasa. Los conductos de conexión se han diseñado como modelo enchufable para garantizar una instalación sencilla y rápida.