El nuevo DFS4 F EV de Doepke protege el punto de carga y la instalación en su totalidad.

De este modo, la electromovilidad toma impulso. Tanto en el ámbito semipúblico como en el privado, se opta cada vez más por utilizar un vehículo eléctrico. Esto significa que a las compañías eléctricas se les abre un mercado de futuro muy lucrativo, pues todos y cada uno de estos vehículos necesitan un punto de carga. No importa si se trata de una columna de carga en el aparcamiento de casa, de una estación de carga en la pared (una toma de corriente) en el garaje o de una acometida doméstica. La persona cualificada eléctricamente es el responsable de todos los pasos, desde la conexión a la red eléctrica hasta la puesta en servicio. En lo que se refiere a la protección, es preciso tener en cuenta normativas especiales, pues durante la carga de un vehículo eléctrico pueden surgir corrientes de defecto continuas lisas.

Precisamente para la protección contra estas corrientes de defecto de corriente continua que se producen en los puntos de carga, Doepke ha desarrollado el nuevo interruptor diferencial sensible a las frecuencias mixtas DFS4 F EV (donde "EV" es el acrónimo inglés de vehículo eléctrico). Con él, la persona cualificada eléctricamente actuará siempre sobre seguro. Además de las corrientes de defecto alternas y de las corrientes de defecto continuas pulsantes, también detecta corrientes de defecto formadas por frecuencias mixtas distintas de 50 Hz. La particularidad de la versión EV es la detección integrada de corrientes de defecto continuas, puesto que, gracias a ella, el nuevo interruptor diferencial se dispara de forma fiable cuando, al cargar el vehículo eléctrico, se producen corrientes de defecto continuas lisas de más de 6 mA.

El DFS 4 F EV recibe las funciones de protección de la instalación

La detección de la corriente de defecto continua lisa se integró en el DFS 4 EV en un espacio compacto de cuatro módulos de anchura. Resulta fácil de instalar y no necesita cableados adicionales ni espacio específico y, además, protege contra pérdida tanto el punto de carga como cualquier otro interruptor diferencial que se haya preconectado y que no disponga de un sistema de detección de corriente de defecto lisa. Si, por ejemplo, se ha preconectado un interruptor diferencial regular de tipo A o F en el cuadro de distribución, esto no supone ningún problema, pues el DFS 4 F EV puede colocarse simplemente detrás. Además, presenta una mayor inmunidad a las intensidades dinámicas de hasta 3 kA y, gracias al breve tiempo de retardo, también es resistente a la intemperie. Y, al final, con ello se reducen los disparos erróneos.